Beatriz Ortega Moreno, enfermera finalista de los premios Enfermería en Desarrollo en la categoría “Iniciativas Corresponsables”

La enfermera Beatriz Ortega Moreno es finalista de los premios Enfermería en Desarrollo 2015 en la categoría de “Iniciativas Corresponsables” por su candidatura denominada “Entrevista motivacional y adherencia al tratamiento en pacientes con psicosis y consumo de cannabis”.

b ortega textoPara Beatriz Ortega Moreno ser finalista de los premios “es una sorpresa y una alegría inmensa. Lo considero una oportunidad para reivindicar la investigación en Enfermería y la necesidad de una atención enfermera especializada, tanto para el paciente como para los profesionales. Que haya enfermeras especialistas en todos los ámbitos asistenciales tiene como resultado unos cuidados de mayor calidad. Concretamente, en mi especialidad, cada vez son más los proyectos de investigación de Enfermería en Salud Mental que son premiados o llegan a ser finalistas en congresos, concursos o convocatorias. Esto se debe a que, según mi parecer, la profesión ya se considera algo más que el desarrollo de técnicas y cuidados básicos. Tenemos en nuestro poder la capacidad de ejercer como terapeutas, trabajando codo con codo y al mismo nivel que el resto del equipo transdisciplinar”.

El proyecto de Beatriz Ortega es una investigación que pretende evaluar la eficacia de la entrevista motivacional en la adherencia al tratamiento de pacientes psicóticos que consumen o han consumido cannabis ingresados en un Hospital de Día de Salud Mental. La intervención prevé la aplicación del programa de terapia motivacional breve en formato de atención grupal. Constará de 6 sesiones, de 30 a 60 minutos de duración, con una frecuencia de 2-3 sesiones por semana.

Según explica la autora, su trabajo “surgió a raíz de comenzar el período de residencia para la Especialidad de Salud Mental, que realicé desde 2012 a 2014 en Ciudad Real. Observé, entonces, la necesidad por parte de los usuarios de Salud Mental de un abordaje global. Gran parte de las personas que acuden a los dispositivos son jóvenes consumidores de tóxicos que desarrollan una patología mental. El alto riesgo de exclusión social que presentan, ya sea por la dependencia de sustancias o por el diagnóstico de enfermedad psiquiátrica, hace preciso que los profesionales sanitarios en contacto directo tomen cartas en el asunto, tratando todas las necesidades presentadas por el paciente”.

Aspectos valiosos

Beatriz Ortega Moreno destaca los principales valores del trabajo ganador, relacionados con la enfermería, los cuidados y los ciudadanos: “El paciente de Salud Mental sufre continuamente una presión social, que se convierte en estigma, a raíz de múltiples hechos que son presentados por los medios de comunicación como sucesos obra de sujetos peligrosos para la sociedad. El profesional de Enfermería Especialista en Salud Mental, con conocimientos adquiridos tanto teóricos como prácticos, tiene ante sí la oportunidad de ayudar a las personas diagnosticadas de enfermedad mental a abandonar el papel de víctima o verdugo, y de favorecer su rehabilitación psicosocial. A través de psicoterapia para fomentar la motivación en adherencia al tratamiento y el ‘insight’, o conciencia de enfermedad, además de trabajar que el paciente vea esa necesidad de cambio de hábitos en consumo de sustancias tóxicas, se logra, según estudios mencionados en el proyecto, una mejoría a nivel funcional con la familia, el entorno, y en su autonomía de cuidados, con el empoderamiento del paciente, adueñándose de su tratamiento, y así, de su enfermedad”.

A modo de conclusión, la enfermera Beatriz Ortega Moreno manifiesta el siguiente agradecimiento: “Quiero agradecer a todos aquellos que han hecho posible que haya llegado a ser finalista del premio Iniciativas Corresponsables, incluyendo al comité organizador, a quienes me votaron a través de la página web, y a mis amigos y familia, que me han apoyado desde que me matriculé en 1º de Enfermería. Ser enfermera es algo más que una vocación. Es una forma de vivir. Dedicarme al cuidado integral del usuario de Salud Mental e investigar para mejorar su atención es tremendamente satisfactorio. Con este tipo de paciente, que tiende a la cronicidad, a la exclusión social y al fenómeno de ‘puerta giratoria’, se hace muy complicado recibir la recompensa que da la curación y alta definitiva de otros servicios. En cambio, escuchar, tranquilizar, ayudar y entender sus necesidades, plantea metas que te motivan a desarrollar tu trabajo para que, con unos adecuados diagnóstico y tratamiento, el paciente diagnosticado de un trastorno o enfermedad mental sea vista como lo que es, un ser humano más”.


CONSULTA EL TRABAJO FINALISTA DE BEATRIZ ORTEGA MORENO

“Entrevista motivacional y adherencia al tratamiento en pacientes con psicosis y consumo de cannabis”