La enfermería se encuentra en proceso de construcción. Los tropos sirven para comprobar cómo evoluciona la profesión. Así lo asegura el profesor de Enfermería de la Universidad Complutense de Madrid, Ramón del Gallego Lastra, en su tesis doctoral.

Ramondelgallegolastra
Ramón del Gallego Lastra es profesor de la Facultad de Enfermería, Fisioterapia y Podología de la Universidad Complutense de Madrid, donde imparte las asignaturas de Metodología y Fundamentos de Enfermería. Su tesis doctoral se titula: "El poder de los tropos en la representación cognitiva de la profesión de enfermería: análisis comparativo de dos contextos clínicos, el hospital y el centro de salud".

“Vamos haciendo unos avances profesionales, pero yo quiero saber si esto es sólo una parte de la retórica del discurso o se asienta sobre cambios sustanciales en la práctica cotidiana”. Responder a esta pregunta motivó al profesor Ramón del Gallego Lastra a investigar en su tesis doctoral el poder de las metáforas en la enfermería. “Decimos que estamos superando el modelo biomédico, pero qué ocurre si un hospital trabaja con el modelo de Henderson, ¿lo hace de verdad? El análisis de los tropos me puede dar una respuesta, por la capacidad de las metáforas para conceptualizar aquello que no sabemos decir con ideas abstractas, para transmitir emociones, hacernos actuar y prever el comportamiento de los demás”.

Ramón incide en que la enfermería se encuentra en una fase de construcción profesional y científica. “Somos muy jóvenes. Llevamos cincuenta años desarrollando teorías. La enfermera tiene dificultades para conceptualizar, claramente, con proposiciones lógicas, el concepto abstracto del cuidado”, afirma. “El cuidado es lo que no es técnica. Las enfermeras definen la técnica que hacen con sus manos, mientras que para hablar del cuidado emplean metáforas, desde un plano intelectual. Así es como veo el cuidado como un elemento simbólico con propiedades cognitivas. Las profesiones modernas basan su autonomía en ciencias estables. El cuidado, aunque flexible como símbolo, funciona como si fuera un concepto bien delimitado”.

Los tres ejes del cuidado frente a la técnica
Para su tesis doctoral, el profesor Ramón del Gallego Lastra realizó, durante más de dos años, un trabajo de campo con enfermeras de Atención Primaria y Hospitalaria. Tras realizar el análisis cualitativo de las entrevistas que mantuvo, llegó a la conclusión de que las enfermeras emplean los ejes de actividad, temporalidad y profesional para obtener el concepto de cuidado frente a la técnica. “Según donde se mueva el dial estamos más en la técnica y en la capacidad manual o en el cuidado y en las capacidades cognitivas e intelectuales”.

Eje de actividad. “La técnica es aquello que hacemos con las manos, mientras que el cuidado lo definimos con metáforas, valorando, relacionando, reflexionando, tomando decisiones. Por tanto, el cuidado es el elemento intelectual”.

Eje temporal. “La técnica es puntual, sincrónica, por ejemplo, saco sangre, por lo que puedo delimitarlo en el tiempo; mientras que el cuidado es atender al paciente, a largo plazo, lleva más tiempo, es diacrónico, requiere un proceso y unos conocimientos, es explicarle la técnica, decirle el porqué, prevenir la infección...”.

Eje profesional. “La técnica es aquello que manda el médico, mientras que el cuidado es lo que yo decido”.

 
La ruta terapéutica enfermera
La ruta terapéutica es una de las principales metáforas definidas en la tesis doctoral de Ramón del Gallego Lastra. “Marca una diferencia importante entre las enfermeras de atención primaria y hospitalaria. Cuando analizas la trayectoria de los pacientes en cada ámbito, en el hospital se refieren a la enfermería como profesión, ya que su presencia se diluye mucho en el grupo. En cambio, en el centro de salud sí hablan de mi enfermera, ya que aquí el profesional tiene una mayor relevancia y capacidad para influir en la trayectoria del paciente”.