La pasión por la fisioterapia y el mundo del caballo y el amor por los niños son los elementos comunes de muchos de los profesionales que se acercan al mundo de la hipoterapia. Los beneficios que este tratamiento produce en los pacientes son notorios, por lo que se ha convertido en una opción cada vez más elegida para mejorar la calidad de vida de las personas con patologías físicas y neurológicas.