La categoría “Universidad. Trabajos fin de grado” premia estudios realizados por estudiantes de enfermería que versen sobre temas de interés para nuestra profesión. Conocemos, a continuación, a los dos candidatos finalistas:

TFG Marta Marisa y SandraSandra Ortiz Ortiz y Marta Serrano Camacho, enfermeras madrileñas, son las autoras de uno de los proyectos finalistas. Su candidatura se denomina “Acompañar al paciente oncológico en la etapa final de la vida”.

La investigación pone de manifiesto las necesidades de las personas en la última fase de su vida, la falta de formación por parte de los profesionales enfermeros para el abordaje emocional y la necesidad de mejorar las actitudes, las competencias de comunicación y la integración de los principios éticos en el cuidado.

Según sus autoras, con su trabajo quisieron “investigar y centrar nuestra búsqueda en las aportaciones que la enfermería hace y puede hacer, abordando el área emocional de estas personas en situación final de su vida, con el fin de mejorar su calidad de vida”. Además, aseguran que “la información contenida en esta revisión, aunque mejorable, podría servir para futuras investigaciones, y además podría ser el punto de partida para la reflexión de los profesionales enfermeros, quienes nunca deberían acostumbrarse a ver morir a sus pacientes sino que tendrían que habituarse a incorporar un rayo de luz en la atención que todos, como seres humanos, merecemos”.

Jesus RepresasFrancisco Jesús Represas Carrera, enfermero de Vigo, es la autor de otro de los proyectos finalistas. Su candidatura se denomina “Evaluación de la técnica inhalatoria del paciente EPOC en Atención Primaria”.

El estudio incide en la importancia de una correcta utilización de los diferentes dispositivos de inhalación y en el papel de los profesionales de Enfermería Familiar y Comunitaria para que estos pacientes adquieran las habilidades necesarias de autocuidado.

El autor asegura que el objetivo de su estudio “era conocer si los pacientes EPOC que atendemos en nuestro centro de Atención Primaria realizaban de forma correcta la terapia inhalada tratando de detectar las posibles consecuencias de su mal uso”.

Por ello, afirma que “los profesionales de Enfermería Familiar y Comunitaria tienen una labor imprescindible para que estos pacientes adquieran la información y habilidades necesarias para su autocuidado, mejorar el cumplimiento terapéutico, conseguir el autocontrol de la enfermedad con la consiguiente disminución de la morbilidad y mortalidad, mejorando así su calidad de vida y reduciendo a su vez los costes sanitarios, estos pacientes adquieran las habilidades necesarias de autocuidado”.