Hace un tiempo, escuché a Carol Dweck, psicóloga experta en psicología social y de la personalidad, hablar sobre el poder del “todavía”, el poder de creer que puedes mejorar. Y recuerdo que lo explicaba muy gráficamente: en vez de decir “no sé hablar chino”, si decidimos decir “no sé hablar chino todavía”, abrimos las puertas a la posibilidad.


Foto YolandaArtículo de opinión de Yolanda Núñez Gelado, directora de Enfermería en Desarrollo 


He vuelto a pensar en aquella conferencia en numerosas ocasiones, y en cómo me hizo reflexionar produciendo en mí el cambio de actitud que probablemente buscaba la profesora Dweck. Y así, han sido múltiples las ocasiones en que cuando alguien plantea un proyecto novedoso o diferente, me he oído a mí misma repetir mentalmente la propuesta, terminándola con un “todavía” que irremisiblemente me ha impelido a lanzarme a la acción.

Sirva como muestra el nuevo Sello a los Equipos Excelentes ED, que surgió fruto de una conversación sobre la importancia del reconocimiento como elemento motivador. El desenlace de la charla puede resumirse en: “las enfermeras no tenemos nada que reconozca el gran trabajo que realizan los equipos… todavía”. Y a partir de ahí nos pusimos a trabajar en el diseño y desarrollo de una herramienta que permite a los equipos conocer y valorar mejor su posición en un momento concreto en cuanto a los criterios e indicadores propuestos, en la seguridad de que también les ayudará a descubrir algunos de los “todavía” que se transformarán en “ahora”.

Prestar atención a la fortaleza y cohesión de los miembros de un equipo, así como a la coherencia de sus objetivos con los valores y las acciones que emprenden, supone un ejercicio de autovaloración y humildad, que cualquier líder debe plantearse periódicamente, en la certeza de que el conocimiento de sus colaboradores, ayudará a alcanzar objetivos coherentes y probablemente más ambiciosos. Y esto es esencial, con independencia de la actividad laboral de que se trate.

" Ojalá el Sello ED sea ese plot point, ese giro inesperado que cambia la historia permitiéndole avanzar por otros derroteros, y posibilitando sobre todo que los equipos se hagan el regalo de ver los “todavía”, primer paso imprescindible para el avance"

Blanca Portillo, admirada actriz, productora y directora teatral, reflexionaba durante una conferencia sobre la importancia de los equipos de trabajo en el teatro:

“...Sin el otro tú no eres nada. No se trata de ser el mejor. Se trata de ser un buen eslabón fuerte, dentro de una cadena fuerte. Y así se forma un equipo donde todos ayudan a todos y se eliminan rivalidades”. Añadir cualquier cosa a estas palabras, sería muy probablemente empeorarlas, así que me limito a tomarlas prestadas y aceptarlas como si fueran propias. Gracias Blanca.

Antes de terminar mi reflexión, quiero seguir utilizando el mundo de la farándula como analogía con nuestra nueva propuesta de sello de reconocimiento. En teatro, un plot point es cualquier hecho significativo dentro de una trama, que se engancha a la acción y la hace tomar otra dirección, otra línea de desarrollo, haciendo avanzar la historia. Es decir, es un giro inesperado que hace que el relato avance en otras direcciones.

Ojalá el Sello ED sea ese plot point, ese giro inesperado que cambia la historia permitiéndole avanzar por otros derroteros, y posibilitando sobre todo que los equipos se hagan el regalo de ver los “todavía”, primer paso imprescindible para el avance.