El enfermero y pintor Neno Herrera decora los pasillos del Hospital Materno Infantil de Málaga con un cuento que favorece un ambiente más amigable y acogedor entre los pacientes ingresados

Neno herrera cuento
Favorecer el ambiente interno de la arquitectura hospitalaria pediátrica. Es el objetivo del proyecto de humanización liderado por María Ángeles García Ortega, jefa bloque, Pepi González, supervisora, y Neno Herrera, pintor y enfermero, en el Hospital Materno Infantil de Málaga. Se trata de un paso más del trabajo que realiza con los niños a los que tranquiliza antes de una intervención pintándoles un dibujo.

"Como artista y enfermero, me di cuenta de que las paredes podían convertise en lienzos. Había demasiadas habitaciones y pasillos blancos", reflexiona Neno. Así fue cómo surgió la idea de desarrollar un cuento infantil pintando las paredes del centro. "Un hospital ambientado tiene la posibilidad de recrear, favorecer y estimular la percepción que tenemos sobre él. En este caso, la labor va enfocada al desarrollo de una narración infantil por todo el recorrido de los pasillos de la planta. De forma paralela, en las habitaciones se muestran estudios y formas didácticas para que el niño recree su imaginación y perciba su estancia de una manera diferente". El cambio se percibió desde el primer día de los trabajos. "Cada paciente que ingresaba nos decía que estaban en un sitio acogedor y amable, en definitiva se encontraban en un lugar diferente al que esperaban inicialmente".

Neno herrera cuento 1

El cuento se ha desarrollado en ocho tramos de pared de unos quince metros cada uno. "El primer tramo presenta a los tres personajes: un niño llamado Sincro, la perrita Mía y un gato volador, Misi, situados en una gran pradera. Son tres aventureros y buscan que los niños vivan de forma paralela su historia. La composición principal describe el país del arcoiris donde viven los personajes, que se desplazan a través de un globo aerostático. El argumento continúa con la noticia de que se han extraviado una cigüeña y dos grullas .Y así sucesivamente en cada uno de los paños de la pared se añaden distintas escenas, que resaltan detalles, formas y figuras para que los niños puedan situarse en un mundo que casi pueden tocar", describe Neno.

El efecto terapéutico del dibujo
Neno lleva muchos años trabajando con el dibujo como efecto terapéutico entre los niños, desde que comenzó su trayectoria profesional en el hospital malagueño hace más de quince años, primero en la unidad de cuidados oncológicos y luego en la unidad de infecciosos, donde sigue en la actualidad. "Llevo toda la vida dibujando con los niños", señala. Así nos lo contó también en otro reportaje que publicamos en la revista Enfermería en Desarrollo y que puedes leer aquí.