El Hospital Universitario de Fuenlabrada, en Madrid, y la Fundación Sandra Ibarra están trabajando en un acuerdo para desarrollar una unidad de bienestar del paciente y superviviente de cáncer. De momento, los profesionales del centro sanitario están desarrollando una primera herramienta denominada InnovaHonco.

Ana Soria enfermera

El Hospital Universitario de Fuenlabrada, en Madrid, y la Fundación Sandra Ibarra están trabajando en un acuerdo para desarrollar la primera unidad de bienestar del paciente y superviviente de cáncer en España. "El objetivo es mejorar el seguimiento con el trabajo de todos los profesionales implicados", adelanta Sandra Ibarra. Se trata de un proyecto a medio plazo que se encuentra en su fase inicial y en el que está muy implicada la enfermería. "Queremos mejorar la atención que damos al paciente una vez supera el cáncer. Cuando recibe el alta no sabe dónde acudir y nosotros estamos preparados, desde los hospitales, para asumir ese reto", completa Ana Soria Verdugo, enfermera del Hospital de Día Oncológico de Fuenlabrada. "Siempre hemos tenido la asignatura pendiente de ofrecerles más atención. Por ejemplo, sabemos el valor que tiene el ejercicio físico en la prevención de la metástasis. También tenemos que cuidar mucho la nutrición, especialmente en las personas cuyo tratamiento incluye una gastrectomía o la estirpación de una parte delintestino".

La puesta en marcha de la unidad, denominada UBICA, es el final del camino. De momento, están trabajando en la primera fase. "Estamos desarrollando las primeras estructuras con la formación de catorce grupos de trabajo que están diseñando en una web y una app denominadas InnovaHonco. Hemos insertado la h intercalada aludiendo a la humanización. En sus contenidos queremos abordar las diferentes facetas que una vez terminan los tratamientos pueden quedar desatendidas, como la atención psicosocial, el ejercicio físico, la nutrición, el dolor, la sexualidad, la planificación familiar... Hay mucho campo en el que podemos ayudar a los pacientes".

"Queremos mejorar la atención que damos al paciente una vez supera el cáncer. Cuando recibe el alta no sabe dónde acudir y nosotros estamos preparados, desde los hospitales, para asumir ese reto", afirma Ana Soria

La app la está desarrollando un enfermero con experiencia en este tipo de herramientas, Enrique García García. "Estamos trabajando muchos profesionales con ganas de ofrecer al paciente un soporte reglado y consensuado, en el que tenga la seguridad de que la información que consulta está avalada por nosotros y validada por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, pues debemos cumplir sus requisitos", explica Ana Soria.

Para presentar la app está prevista la organización de unas jornadas con los pacientes el 21 de febrero de 2020, con cuatro talleres orientados al ejercicio, la nutrición y la dermoestética. "En los grupos de trabajo van surgiendo las necesidades que nosotros creemos que tienen los pacientes. Son las que vamos a intentar, inicialmente, solventar. Con las jornadas queremos comprobar si realmente las hemos cubierto y conocer las demandas que nos puedan realizar. Estamos muy ilusionados porque realmente van a ser los pacientes quienes nos digan por dónde tenemos que seguir evolucionando, señala Ana Soria.

La primera fase del proyecto consiste en la mejora de la información que reciben los pacientes una vez finalizan el tratamiento y la fase aguda de la enfermedad. Para ello, están desarrollando una app y una web denominadas InnovaHonco

InnovaHonco es la fase inicial del proyecto y una vez finalicen las jornadas comenzarán a plantear el desarrollo de la unidad de supervivientes del cáncer. "La verdad es que ha sido Sandra Ibarra el motor de arranque de la iniciativa. Vino a contarnos la idea y firmamos un acuerdo que en la actualidad está en fase de revisión para ponerlo en marcha. Es un proyecto muy ambicioso para el que necesitamos financiación, pues también conlleva la contratación de nuevos profesionales y perfiles sanitarios, pues queremos abarcar múltiples aspectos, con expertos en nutrición, psico-oncólogos o fisioterapeutas... Todo con la idea de ir más allá del tratamiento agudo de los pacientes", concluye Ana Soria.