Las enfermeras de las unidades de hospitalización del Hospital Universitario Fundación Alcorcón de Madrid disponen de estacionesde trabajo móviles informatizadas que mejoran la seguridad del paciente y la eficiencia de los cuidados

Alcorcon etmi 1Unos cuidados más seguros y eficientes, dentro de un marco de mayor calidad asistencial, para obtener mejores resultados en salud. Es el objetivo perseguido por el Hospital Universitario Fundación Alcorcón con la introducción de las estaciones de trabajo móviles informatizadas. En la actualidad, trabajan con ellas las enfermeras de todas las unidades de hospitalización y del hospital de día oncohematológico. "Teníamos varias finalidades: aumentar la seguridad del paciente; disponer de la historia clínica electrónica en el lugar de asistencia, es decir, a pie de cama y en tiempo real; tender hacia el error Zero en la preparación y administración de los fármacos; mejorar la gestión del tiempo de las enfermeras, reduciendo ineficiencias y aumentando el tiempo para los cuidados; y disminuir el uso de papel", explica la directora de Operaciones y Enfermería, Anabel Díaz Cuasante.

Hospital de Nivel II
El Hospital Universitario Fundación Alcorcón de Madrid es una fundación pública sin ánimo de lucro. Con 403 camas, tiene asignada una población de 170.000 habitantes. Como centro asistencial de Nivel II, es referencia para otros 290.000 en diversas especialidades y referente nacional para el diagnóstico de Creutzfeldt-Jakob.

El proyecto, promovido por la Dirección de Enfermería, se ha llevado a cabo en varias fases, entre 2013 y 2017. Una vez concluido, en la actualidad están aprovechando las características del nuevo dispositivo para abandonar el empleo de papel. Esta experiencia ya se ha pilotado con éxito en la Unidad de Cardiología, Neumología y Nefrología y se está extendiendo a Medicina Interna.

Alcorcon etmi 2Cada enfermera cuenta con una estación de trabajo móvil informatizada, con la que atiende a sus pacientes. Se trata de un tipo de mobiliario sanitario que incorpora un terminal informático conectado al sistema a través de wifi. Esto permite al profesional disponer de la historia clínica electrónica en el lugar de asistencia del paciente y en tiempo real. Para ello, dispone de un lector de código de barras que permite identificar a cada persona a través de la pulsera que portan quienes están ingresados. De esta forma, la enfermera puede preparar y administrar los fármacos in situ, validando todo allí mismo, sin ningún tipo de demora. El terminal dispone de los cajetines necesarios para transportar el tratamiento farmacológico, así como de compartimentos específicos para el material fungible por si fuera necesario realizar otro tipo de intervención o cura.

Grado de satisfacción alto
"Ahora mismo el grado de satisfacción es alto. Al principio, como ocurre con cualquier cambio que plantees, siempre pueden aparecer resistencias. Sin embargo, en estos momentos todo el mundo está contento. Como lo introdujimos por fases, las enfermeras que ya trabajaban con el terminal y cambiaban a otra unidad sin el dispositivo ya no entendían cómo se podía trabajar sin él", afirma Anabel. Así lo asegura también la enfermera Mª Paz Suero. "La verdad es que soy de las antiguas, estoy acostumbrada a determinadas cosas y todos los cambios me afectan. Pero cuando empiezas a utilizar la estación, tienes la medicación a pie de cama, con toda la información necesaria para administrarle al paciente la unidosis correcta... La mejora de la calidad de los cuidados es innegable". De hecho, fueron las mismas enfermeras quienes propusieron en la Comisión de Calidad de Cuidados la supresión del papel al comprobar las ventajas que esto podía aportar, como indica Anabel Díaz Cuasante, directora de Enfermería. "En la agenda enfermera tienes la parte de administración de fármacos y también las actividades de cuidados, la toma de constantes, la dieta... A lo largo del turno, tienes que ir apuntando en el papel todo y luego transcribir los datos y validarlos en el sistema informático, con el riesgo de error y el tiempo que necesitas para ello. Sin embargo, si esto lo haces directamente a través del ordenador del terminal reduces las posibilidades de equivocarte y ahorras tiempo".

La introducción de las estaciones de trabajo móviles informatizadas permite unos cuidados más seguros y eficientes, dentro de un marco de mayor calidad asistencial, para obtener mejores resultados en salud

La eliminación del papel comenzó a pilotarse a mediados de 2018 en la Unidad de Cardiología, Neumología y Nefrología, con sus enfermeras. Juan Guerra Polo es su supervisor. "Durante un mes, llevamos a cabo un proceso de recogida de datos para ver qué podía fallar y qué aspectos podíamos mejorar. Dos cuestiones clave son la cobertura wifi, que no debe fallar, por lo que implementamos un proceso por si esto ocurre; y la correcta transmisión de los datos del prescriptor, en este caso los médicos, que también manifestaron su compromiso total con el proyecto. De hecho, mejoramos el programa informático, para que en la pantalla se vea toda la agenda completa de medicación y ampliamos los horarios en 60 minutos al principio y al final de cada turno, de forma que una enfermera de la mañana consulta los datos correspondientes a una franja horaria mayor, de 7 a 16h, no solo la correspondiente a su turno de 8 a 15h", explica Juan.

Hasta el momento, el abandono del papel se está llevando a cabo con éxito. "Aunque, por ahora, no tenemos datos concretos, estamos seguros de que se han evitado errores de duplicidad al no tener dos formatos, papel y electrónico. Tienes la información a tiempo real en la pantalla, en la habitación del paciente, por lo que no te puedes equivocar. Además, te ahorras tener que comprobar la documentación impresa, evitando errores de duplicidad o interpretación. También hemos mejorado la eficiencia de los tiempos de enfermería, porque dejas de hacer una actividad rutinaria como imprimir y comprobar", afirma Juan. En palabras de Nuria Poza, enfermera de la Unidad de Cardiología del hospital, "el cambio está siendo muy positivo, porque evita muchos errores. Además, el paso de un sistema duplicado con el ordenador y el papel a otro único de soporte informático ha sido menos traumático de lo que pensábamos. La primera semana fue la más compleja, porque estábamos un poco perdidos y no estábamos acostumbrados a la mecánica nueva, pero ahora mismo no hay problema. Los médicos están colaborando muy bien y están entendiendo las peticiones que les hacemos sobre la necesidad de una correcta y actualizada prescripción y que nos comuniquen las modificaciones urgentes, pues no siempre podemos estar pendientes de la pantalla del ordenador. La buena comunicación del equipo está siendo fundamental".

Alcorcon etmi 3El trabajo enfermero más eficiente y seguro
La estación de trabajo móvil facilita los cuidados enfermeros, en palabras de Mª Paz Suero. "Las compañeras que no la conocen ven que es una gran ventaja trabajar con este dispositivo. Tienes la medicación que debes administrar al paciente en ese momento, estás comprobando que todo está correcto en la pantalla del terminal y estás a pie de cama junto a la persona ingresada, sin necesidad de tener que confirmar el mismo dato en el papel y en el ordenador del control de enfermería, ahorrando tiempo y mejorando los cuidados".

Hacia el error ZERO
Aprovechar los recursos informáticos disponibles para mejorar la atención del paciente es la clave de todo, como indica Juan Guerra Polo, supervisor de enfermería. "La idea es caminar hacia el error Zero, empleando las nuevas herramientas informáticas en favor del manejo de las enfermeras y, sobre todo, siempre en torno a la seguridad del paciente. Podemos utilizar estos recursos para sacarles todo el partido que tienen. Esto mejorará tanto la eficiencia y los tiempos de enfermería como la seguridad del paciente. Es el resumen de todo". El planteamiento parte de la realidad manifestada en el informe ENEAS sobre los efectos adversos vinculados con la hospitalización del paciente. El 8,4% de las personas ingresadas sufre algún tipo de efecto adverso. Un tercio de estas adversidades está vinculado con un error en el empleo de los fármacos. "Esto nos movió a equipar a las enfermeras y a las unidades de hospitalización con nuevas herramientas informáticas que disminuyan el error", concluye Anabel Díaz Cuasante, directora de Operaciones y Enfermería del hospital.

Informática y metodología enfermera
El dispositivo informático de la estación móvil de trabajo permite el acceso a la historia clínica electrónica de cada paciente, con Selene. Sobre esta base, el equipo de informática del Hospital Fundación Alcorcón ha adaptado el programa a las necesidades específicas de las enfermeras, como señala Carmen Noguera Quijada, subdirectora de Enfermería. "Hemos personalizado nuestros formularios, porque trabajamos con la metodología y taxonomía enfermera (NANDA, NOC, NIC), con planes de cuidados individualizados. Hacemos la valoración del paciente, vemos sus diagnósticos y definimos las actividades del plan de cuidados, con las intervenciones que correspondan. Al alta, realizamos el informe de cuidados, con los diagnósticos resueltos en el hospital y los que siguen pendientes en el alta para que la enfermera de Primaria continúe con ellos".